Agustín Fdez Mallo: yo siempre vuelvo

Agustín Fernández Mallo: Yo siempre regreso a los pezones y al punto 7 del Tractatus

(Lateral Nº 85, enero 2002)

Tres registros conforman este libro de prosa poética, que es también un tratado lírico: uno narrativo, otro estrictamente poético y un tercero aforístico y reflexivo. En el primero de los registros se reconstruye, con obsesión y minuciosidad, una historia de amor, obviamente malogrado: “Escribo con el único fin de reconstruir el infierno de tu paraíso, y volver a fundarlo”. Episodios de esa historia (un hotel en el Port Maó, unas copas, la playa…), estaciones de esa Pasión (el deseo, los celos, el dolor…) aparecen en un texto tierno e irónico, cuya ambigüedad de tonos se anuncia desde el mismo título.

Pero la ironía no es más que una manera de sobrellevar la pena de amor; sólo la poesía es capaz de ofrecer consuelo, curiosamente el mismo que inventa Shelley en su “Oda al Viento de Oeste”: “Llegará un día en el que la luz vuelva a ser la piel del mundo, me digo, bajo el pretexto de primavera”.

El registro poético a menudo se confunde con el reflexivo, o, dicho de otro modo, Fernández Mallo logra poetizar también las ideas: los pájaros “vuelan sobre las plazas en círculos como buscando el teorema de un centro que jamás hallan”, y el autor llega a ver “lugares absolutamente abstractos, por ejemplo,un silencio, el número cero, un perfume, la complejidad de tu jardín, el límite de una ecuación y una palabra…”

Si la referencia en el título a la idea de Wittgenstein de lo que se puede decir y lo que se debe callar está acompañada –o sea, cuestionada­– por el valeroso programa de vuelta a los pezones, para Mallo la reflexión no es sino un recurso, por lo general irónico, de autodefensa contra la pérdida que se gana con cada gran amor: “No hay peor cosa que perderlo todo. quien pierde un poco menos que todo gana la pobreza (con su prestigio asociado) y puede apuntarse a un club de dandis retirados. Quierde pierde un poco más que todo gana el vacío que hay más allá de la materia, y puede ponerse a escribir poesía (debe). Pero quien pierde exactamente Todo gana exactamente Nada…” A esa pérdida se debe este hermoso e inusualmente inteligente libro.

 

Advertisements

Leave a comment

Filed under Irodalom, Kritika, Kultúra, Web

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s