GCI: Ella cantaba boleros

(Lateral Nº 23, noviembre 1996)

No es ésta una nueva obra de Cabrera Infante pero tampoco se trata exactamente de un refrito. El primer texto del volumen, titulado “La amazona”, corresponde al último, y para muchos el mejor, capítulo de La Habana para un infante difunto (1979). Nunca compartí la opinión bastante generalizada que dividía este libro en partes logradas y otras fallidas. Efectivamente, ese último capítulo –una arrebatadora historia de amor del joven infante con una hermosa mujer de un solo pecho– es perfecto. También es verdad que (a excepción del epílogo) los otros capítulos del libro no tienen una composición tan cabal ni el mismo empuje narrativo. Pero La Habana es un todo en que no sólo cada una de las partes tiene su razón de ser, sino que sin cualquiera de ellas la obra ya no cumple su cometido. Y en este sentido, el del cometido, este libro constituye la empresa literaria más ambiciosa del autor: recuperando cada amor, cuerpo, beso, sabor, aventura y deseo, recuperar una ciudad, una juventud y una manera de vivir.

El segundo texto del presente volumen recompone como único relato los capítulos titulados “Ella cantaba boleros” de Tres tristes tigres, añadiendo un último capítulo que no estaba incluido en el libro. Estos capítulos dedicados a la malograda cantante de boleros Freddy, resultaron ser uno de los hilos conductores más nítidos y fascinantes de TTT.

Aclarando todo esto, cabe preguntar por el sentido de rejuntar estos dos fragmentos, obviando el presunto sentido comercial. Hay demasiadas diferencias (las voces que narran, los temas que se cuenta) como para establecer algún paralelismo. Donde sí puede haber una curiosa simetría es en las protagonistas antitéticas que encarnan dos tipos, dos extremos, de la mujer cubana y, por consiguiente, dos tipos de fascinaciones hacia ellas.

Pero por si hubo tal intención, de los dos textos no nace, como nueva calidad literaria, uno tercero. Nos quedamos (me quedo) entonces con el placer de tener un buen pretexto para volver a leer algunas de las mejore páginas de GCI y con las ganas, que a causa de esto se me han despertado, de volver los libros de donde proceden. Tampoco es tan poco.

 

Advertisements

Leave a comment

Filed under Irodalom, Könyv, Kritika, Kultúra, Web

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s