Péter Esterházy, autor del Quijote

Introducción al arte de las citas

(El Observador, Barcelona, 21.01.1993)

 

En uno de sus primeros cuentos, publicado en 1939 en la revista Sur, Borges conjeturó la historia de un escritor cuya mayor ambición consistió en escribir El Quijote. El propósito de Pierre Menard, el héroe de la irónica fantasía borgiana que con el tiempo se tornó en una de las más recurridas artes poéticas de la posmodernidad no era copiar el texto cervantino, sino “producir unas páginas que coincidieran –palabra por palabra, línea por línea– con el original, convirtiendo así en una imposible perfección lo que era mera inspiración, siempre espontaneidad en Cervantes.”

Cuatro décadas después (en 1981, para ser exactos), el húngaro Péter Esterházy (entonces de 31 años y con tres libros en su haber) inaugura un ciclo de narraciones temáticamente distintas entre sí pero subtituladas todas como Introducción a las Bellas Letras, que en parte estaban basadas (o construidas con) textos ajenos, tanto de grandes autores como de pésimos o, incluso, de anónimos, esto es, de procedencia no literaria.

Si en el centro de ambas operaciones se halla la cita, sus diferencias no se agotan en el uso exclusivo de un solo texto ajeno (en Borges) y en el empleo de varios a la manera de un collage (en Esterházy), entre otras cosas porque en Pierre Menard, autor del Quijote, de hecho, apenas se cita más a Cervantes que a otros autores reales o ficticios. La auténtica diferencia estriba en que en el caso de Borges se trata de una fantasía con la cual él ensayó su estrategia de escribir: el comentario como ficción. Su Menard es la encarnación de su pesimismo acerca de la posibilidad de la crítica objetiva, de la consideración de la lectura como creación literaria y, a la vez, una ilustración de su postulado según el cual toda obra constituye una especie de palimpsesto ácrono, o sea, no sólo en cuanto a las huellas de escrituras anteriores que se impregnaron en ella, sino también por la mirada del lector que la condiciona.

Para Esterházy, en cambio, no se trata de ninguna fantasía, sino la incorporación directa (sin la mediación del narrador-comentador de Borges) de otros textos en su escritura. Dicho de otro modo, la cita, la alusión, la referencia o el pastiche es la textura misma de la prosa de Esterházy, mientras que en Borges constituye tan sólo (¿sólo?) un recurso en una sutil y astuta construcción que por lo general combina las estructuras del informe literario y del policíaco.

El móvil de ambas actitudes es lo que se podría llamar la angustia de nuestra (pos)modernidad: la sensación de que ya todos los libros han sido escritos, todas las voces gastadas, todos los discursos agotados.

Una de las respuestas (o más bien premoniciones) a esta situación fue la revolución comentarista de Borges, cuya obra constituye una suerte de nota a pie de página al Universo considerado, a su vez, como texto. La nota es genéricamente escueta: esclarece (a veces, oscurece) sólo lo necesario y se refiere a algo implícito, algo supuestamente ya conocido o dado, aunque sea como enigma. De ahí el nuevo clasicismo de Borges, que conju (e) ga erudición y laconismo poético.

[…]

Pero ahí radica su singularidad: recurriendo a un lenguaje degradado, que incluso corrompe un poco más, se hace con una voz colectiva. Señoreándose de textos ajenos se apodera de toda una tradición universal. Su nada mimética prosa, que representa la última exaltación del lenguaje, involucra por complicidad y permite la participación y el reconocimiento. Más que un simple virtuoso o hábil estilista, más que un satírico político o penetrante escritor social, Péter Esterházy ha llegado a expresar una realidad que hasta ahora no había encontrado su voz. No me sorprendería si un día, en lugar de entre los prosistas experimentales, lo catalogaran entre los grandes integradores, y lo proclamaran escritor nacional. Como a Cervantes, supuesto autor del Quijote.

 

Advertisements

Leave a comment

Filed under Irodalom, Könyv, Kritika, Kultúra, Uncategorized, Web

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s